Francesco De Giorgio – El legendario viaje del caballo cognitivo.

Los fundamentos de la Zooantropología equina fueron establecidos hace varios años por Francesco De Giorgio, derivados de los énfasis teóricos de la Zooantropología General desarrollada por Roberto Marchesini, y fuertemente integrados con la experiencia científica y práctica y el sentido con el que Francesco ha vivido siempre su trabajo diario con los caballos. Al encontrarse con Jose, con su clara visión sobre las dinámicas en las relaciones y su experiencia en los cambios de comportamiento, la dialógica unión entre caballo y humano se hizo más evidente. Juntos desarrollaron el concepto de Zooantropología Equina Aplicada, teniendo en cuenta las necesidades y el desarrollo de ambos, equino y humano, y convirtiéndose así en la principal referencia internacional sobre interacciones equino – humano en lo que respecta a aspectos cognitivos y relacionales.

El enfoque cognitivo equino/zooantropológico considera al animal equino como un ser sensible y que siente; tiene en cuenta el comportamiento equino como resultado de representaciones mentales específicas; aborda los temas de aprendizaje equino como un intercambio de experiencias dialógicas y no como sucesos conductistas-mecanicistas de estimulo/respuesta; considera el aprendizaje del equino como un proceso de construcción de mapas mentales, vinculado a una mejora de la riqueza ambiental y de las experiencias de contexto social; presta mucha atención a los aspectos sociales de la naturaleza del equino, y lo hace con mucho respeto; trabaja en el aspecto de aprendizaje social como primer y principal elemento a tener en cuenta sobre la cognición social equina; pone la máxima atención en los recursos cognitivos del animal equino; tiene en cuenta y preserva la motivación interna y el comportamiento espontáneo.

El enfoque cognitivo equino/zooantropológico es parte de un desarrollo cultural y una evolución, dejando atrás los siguientes supuestos en los que hasta ahora las interacciones equino – humano se basaban: el rendimiento del caballo, centrado en el potencial de desempeño, en lo que un caballo puede o no puede hacer; el conductismo y condicionamiento operante, con una comunicación unilateral basada en la transmisión de instrucciones hacia el animal equino; el caballo, u otros équidos, como los únicos a adaptarse en la relación equino – humano; el comportamiento como un automatismo (acción sin pensamiento) resultante de reacciones en cadena S-R; el trabajo en base a la estandarización de estímulos y por tanto, en base a experiencias de aprendizaje pobres; la exclusión de las habilidades latentes en el animal equino para crear experiencias de aprendizaje por si mismo.

La Zooantropología es una de las disciplinas post-humanistas más importantes y entra en una categoría distinta del resto de modelos existentes de interacción animal – humano. La Zooantropología investiga las dinámicas de las relaciones entre animal y humano y la Zooantropología Aplicada transforma en práctica los conceptos teóricos para mejorar la calidad de la relación, resolver conflictos relacionales, y mejorar el bienestar del animal y el humano a través del paradigma afiliativo-cognitivo. En lo que respecta a la relación caballo-humano, la Zooantropología no es un nuevo método de entrenar al caballo y no entra en competición con estos, si no que prefiere resaltar las dificultades que hay en técnicas de entrenamiento para mirar al caballo como un sujeto y ser que siente y los muchos efectos secundarios negativos que tienen en el bienestar mental y emocional de los caballos, los cuales son difíciles de reconocer debido a las influencias culturales.

La Zooantropología es un enfoque multidisciplinar en el que la parte científica está representada por la etología cognitiva, que definitivamente pone en fuerte entredicho el condicionamiento operante, usado hoy en día de forma intensa y mecánica, que olvida al animal en la búsqueda de la optimización del rendimiento conductual. La Zooantropología representa un cambio cultural a largo plazo en el que todo el mundo encontrará su propio momento de conciencia.