Clara Bosch – Quiropraxia Veterinaria. Una terapia integrada para mejorar la salud de nuestro caballo

2013“Este artículo pretende hacer llegar a los lectores unas nociones básicas sobre la Quiropraxia Veterinaria, una terapia manual que puede mejorar la salud y el rendimiento de nuestro caballo. ¿Cuántas veces nuestro caballo sale rígido de la cuadra? ¿Cuántas veces “hace orejas” cuando se le cincha? Ambas situaciones nos pueden indicar que el animal padece dolor, y ello se puede solucionar con la Quiropraxia”.

La Quiropraxia Veterinaria es una terapia manual que tuvo sus orígenes a principios del s. XX en el Palmer College of Chiropractic en Davenport (Iowa, USA) pero no fue hasta 1986 que se empezó a divulgar dicha terapia. Trata la disfunción de la columna vertebral y el aparato locomotor. Es importante remarcar que es una terapia integrada, es decir, trabaja conjuntamente con otros tipos de terapias, como son las terapias tradicionales, la homeopatía, la acupuntura,…Siempre se debe tener en cuenta que es vital el trabajo en equipo con los veterinarios, los dentistas, los herradores y las personas que venden o hacen monturas a medida.

La filosofía de la Quiropraxia se basa en estudiar la relación íntima establecida entre la columna vertebral y el sistema nervioso; la función que desempeña la columna vertebral en labiomecánica y el movimiento del animal y cómo ésta afecta la capacidad para preservar y restablecer la salud. Una subluxación quiropráctica se define como la pérdida de la alineación funcional de una vértebra o como una disminución de la movilidad que no permite que la información nerviosa fluya correctamente, por tanto, al ajustar el cuerpo del animal, estamos ayudando a que el sistema nervioso pueda recuperar su funcionalidad. La columna vertebral es la estructura central de soporte donde se insertan músculos y ligamentos. Incluye unas 200 articulaciones. Tiene funciones opuestas ya que debe ofrecer rigidez pero a la vez permitir cierta flexibilidad para conseguir un buen movimiento; y debe proteger al sistema nervioso a la vez que permite que los nervios espinales salgan del sistema nervioso central.

La columna vertebral se divide en unidades móviles, integradas por dos vértebras adyacentes y sus estructuras asociadas (ligamentos, vasos sanguíneos, articulaciones, nervios, músculos). En los inicios de la Quiropraxia se decía que una subluxación era un “hueso fuera de lugar”. Actualmente, el Complejo de Subluxación Vertebral (CSV) se considera un proceso inflamatorio debido a una disfuncionalidad a nivel articular y a una inflamación del tejido circundante. Ello provoca que llegue un estímulo distorsionado a nivel del Sistema Nervioso Central y como consecuencia la respuesta obtenida es errónea.

Quiropraxia_caballos

Durante el examen quiropráctico del animal se buscan Complexos de Subluxaciones Vertebrales (CSV). Cuando hay una subluxación quiropráctica, el caballo pierde la flexibilidad normal de su columna, repercutiendo así su rendimiento y provocando tensiones musculares. La movilidad reducida entre dos vértebras puede afectar a los nervios que abandonan la medula espinal, provocando así interferencias en el flujo de información que llevarán a una pérdida de la
coordinación y del funcionamiento muscular. Pero ¿por qué nuestros caballos pueden padecer subluxaciones quiroprácticas? El caballo, de forma diaria, está expuesto a causas potenciales de subluxaciones, por ejemplo: una mala
montura, demasiadas horas confinado en una cuadra, tipo de trabajo que se le pide, poco calentamiento antes de la sesión, transporte, trauma,…Todas estas situaciones provocan que haya una pérdida de la movilidad articular, y ello nos acaba provocando dolor agudo o crónico, que se puede eliminar con el tratamiento quiropráctico.

Entonces, si sabemos que nuestro caballo corre el riesgo de padecer subluxaciones quiroprácticas ¿cómo las podemos detectar y saber que se puede beneficiar de las sesiones de Quiropraxia Veterinaria? El síntoma más frecuente es el dolor, que nos llevará a un bajo rendimiento deportivo, a una postura anómala, a “hacer orejas” cuando se le pone la montura, a rehusar el salto, a no responder a las órdenes del jinete, a presentar dificultades para realizar los movimientos laterales, para flexionar la nuca o para trabajar “largo y bajo”, movimientos más cortos en una o más de las extremidades. Cualquiera de estos problemas nos puede indicar la presencia de subluxaciones quiroprácticas. También se sabe que las yeguas tratadas durante la gestación presentan menor índice de complicaciones durante el parto. Si no se quiere ajustar a la yegua justo después del parto, es recomendable hacerlo antes de las 8 semanas post-parto ya que
las estructuras ligamentosas y musculares aún se encuentran flácidas y se conseguirá un mejor resultado.

El Veterinario Quiropráctico busca restablecer la movilidad perdida a nivel de las articulaciones mediante un ajuste quiropráctico, que se define como un movimiento muy específico, de velocidad elevada y de corta palanca dirigido a una articulación con la finalidad de corregir un complejo de subluxación vertebral. A pesar la gran masa muscular que presentan los caballos a nivel de la columna vertebral, las articulaciones vertebrales son flexibles y relativamente fáciles
de manipular aplicando una fuerza mínima.

Así pues, ¿en qué consiste una sesión de Quiropraxia Veterinaria?

Una sesión de Quiropraxia Veterinaria siempre se debe empezar recogiendo los datos necesarios para realizar una buena historia clínica: edad, disciplina, tipo de trabajo, cuando empezó el problema, cuando se le hizo la boca y herró por última vez,…Es importante saber cuando se le hizo la boca por última vez ya que la columna vertebral une todo el cuerpo, así que un poblema a nivel de la boca nos puede repercutir a nivel del dorso. Por ejemplo, si el caballo tiene un
bloqueo a nivel de la articulación temporomandibular debido a una mala oclusión dental y sólo lo tratamos con Quiropraxia Veterinaria podremos aliviar los síntomas pero al no eliminar la causa, el problema reaparecerá tarde o temprano. Así pues, siempre es aconsejable esperar al dentista y después hacer el tratamiento quiropráctico.
Un buen herrador también es de vital importancia ya que un caballo con unos malos aplomos presentará más problemas a nivel del dorso. El animal recibe una información a partir de los cascos: si esta información llega distorsionada, la respuesta no será la correcta. Siempre debemos preguntar cúando le toca un nuevo herraje, pues nos convendrá tratarle unos días después de éste para dar tiempo a que el animal se acostumbre a la nueva situación.

Una vez hemos recogido toda la información necesaria del paciente debemos hacer un análisis postural del animal así como un análisis en movimiento (si es necesario lo veremos montado ya que en algunos casos es cuando se aprecia más el problema); evaluar la montura así como su colocación (una mala montura y/o una mala colocación de ésta hará que el tratamiento quiropráctico no tenga los resultados esperados); palpar la musculatura para detectar puntos de dolor, cambios de temperatura,…y finalmente podremos realizar la palpación con movilidad, que nos ayudará a detectar las subluxaciones quiroprácticas.

Durante nuestro examen siempre debemos considerar la posibilidad de pruebas complementarias, tal como radiografías o ecografías, para diagnosticar cualquier otro problema. La Quiropraxia Veterinaria está contraindicada en casos de fracturas o en traumas agudos donde haya inflamación y no se pueda detectar posibles fracturas.
Una vez se han detectadolas subluxaciones quiroprácticas se procede a realizar los ajustes quiroprácticos correspondientes.

Quiropraxia_caballos3
Después de un tratamiento de Quiropraxia Veterinaria se recomienda no hacer trabajar el caballo durante 48 horas pero que se mueva en libertad. Es conveniente que el animal se mueva pero sin jinete para poder relajar la musculatura. Siempre se debe avisar al cliente la posibilidad que el animal se encuentre un poco dolorido después de la sesión, especialmente si es la primera vez que se trata.

Finalmente, según el caso decidiremos cómo se debe empezar a trabajar el animal de nuevo, teniendo siempre en cuenta que los caballos son atletas y que por tanto necesitan un tiempo de mcalentamiento prudencial antes y después de la sesión de trabajo. Se debe permitir que el animal al salir de la cuadra se estire y se relaje. La pregunta que siempre se nos plantea en una primera visita es: ¿Cuántos tratamientos va a necesitar mi caballo? Y la respuesta es que cada animal es un mundo. A pesar de ello, por norma general, se aprecian cambios después de 1 a 4 tratamientos según la cronicidad del problema. Debemos tener en cuenta que durante el período de tiempo que el animal presentaba menos movilidad a nivel de las articulaciones, los músculos circundantes no estaban en su posición correcta, así que a pesar de restablecer la movilidad, estos músculos querrán recuperar la posición errónea. Es por ello que se necesitarán varios tratamientos para conseguir que esos músculos vuelvan a su posición correcta.

Generalmente se evalúa el caso a los 15 días, y si hay mucho dolor al cabo de 1 mes se vuelve a visitar. Los tratamientos posteriores se decidirán según la evolución del animal. Es importante que el cliente nos sepa decir cuánto tiempo ha durado la mejoría, pues será así como sabremos cada cuánto debemos visitar al animal. El objetivo del veterinario quiropráctico es poder espaciar al máximo los tratamientos sin permitir que el animal vuelva a presentar síntomas. Para complementar el tratamiento quiropráctico también trato a los caballos con acupuntura ya que nos puede ser de utilidad para relajar la musculatura.

En resumen, la Quiropraxia Veterinaria es una terapia manual y preventiva gracias a la cual se puede aliviar el dolor agudo y crónico; se consigue un mayor rendimiento deportivo del animal y se ayuda a prevenir lesiones debidas a las compensaciones que asume el cuerpo del animal cuando padece una subluxación en alguna de sus articulaciones.

Clara Bosch i Comas
Veterinaria (Nº Col 3406)
Especializada en Quiropraxia Animal por la International Academy of Veterinary Chiropractic (IVCA) y certificada por la International Veterinary Chiropractic Association (IVCA).
http://quirovet.blogspot.com/
Móvil: 697495212