Monica Goold – Masterson method

Cuando buscamos los beneficios de los masajes terapéuticos, a menudo vemos la habitual y a veces vagaMonica Goold Masterson Method lista de cómo nuestro caballo se siente mejor. Esta puede ser una lista interminable, sin embargo de entre los beneficios usuales encontramos un incremento de la circulación del flujo sanguíneo, una liberación de toxinas, una mayor flexibilidad y un aumento en el rendimiento deportivo. Ayudamos a nuestro caballo a ser un compañero más dispuesto y feliz en su trabajo. Y sí, todo esto es cierto. Sin embargo, me gustaría ofrecer una imagen más completa de por qué todo esto es verdad y la necesidad de incluir el masaje en nuestros caballos.

Desde que me convertí en una masajista del método equino masterson, mi visión de lo qué un buen trabajo corporal puede hacer a cualquier caballo de cualquier raza y disciplina se ha ampliado. He visto que los caballos a mi cargo han experimentado un profundo cambio, una experiencia maravillosa. He llegado a comprender que los caballos, al igual que nosotros, necesitan trabajo corporal, algunos con más regularidad que otros.

Al igual que nosotros, los caballos tienen una tendencia a favorecer un lado de su cuerpo. En la vida salvaje esto no es un problema para ellos, pues son capaces de adaptarse y viajar de la manera que más les convenga. Sin embargo, cuando se convierten en caballos para montar, esta perversidad se mostrará como una incapacidad de realizar una curva, incapaces de cambiar el paso con facilidad, protuberancias en el hombro y muchos otros problemas de entrenamiento. Encontramos formas de solucionar estos problemas, compramos nuevos aparatos, cambiamos el entrenamiento o, en algunos casos, cambiamos de caballo. Pero el trasfondo del problema, el desequilibrio subyacente, no se aborda. Esto lleva a que los caballos, que mientras nos parezca que estén yendo rectos, aún permanecen sin trabajar ambos lados correctamente. Continuarán desarrollando y acumulando compensaciones por todo su cuerpo. Ciertos grupos de músculos se pondrán tensos y dejarán de funcionar correctamente. Y, normalmente, para seguir avanzando otro músculo tomará el relevo de los músculos originales tensos, lo que provocará que el segundo grupo de músculos se ponga tenso también. Esto se convierte en un círculo vicioso y finalmente los jinetes acaban teniendo grandes problemas de entrenamiento o el caballo se queda cojo.
Una vez percibimos el desequilibrio en nuestro caballo, que está teniendo dolor en alguna parte. Como los músculos se hallan unidos a los tendones y estos a su vez se unen a los huesos, el movimiento articular estará involucrado. El tendón se distenderá de los músculos tensos que no funcionen bien, lo que afectará a las articulaciones, mientras que el caballo comenzará a utilizar su cuerpo de manera diferente para protegerse. Eventualmente, la inflamación puede aparecer en los tendones y las articulaciones como consecuencia del impacto que reciben. Una inflamación prolongada puede conducir a cambios tanto en los huesos como en las articulaciones.

Entonces, ¿cómo ayuda un trabajo corporal para regular y prevenir esto?

H&S_Albanya_0512Manteniendo los músculos, fascia y tejido conectivo laxo y moviéndose con normalidad. Un masajista experto puede encontrar dónde su caballo tiene restricciones. Con este conocimiento, podemos, junto con nuestro entrenador, dirigirnos frente al problema y reevaluar las técnicas de entrenamiento. El masajista será capaz de aportarle información periódica de cómo su caballo se siente en su cuerpo. Puede ser que el caballo sienta un poco de dolor en alguna parte por nuevo entrenamiento que se le esté pidiendo o tal vez el problema resida en la silla de montar. O que nuestro caballo necesite ir al dentista.
Un masajista será capaz de trabajar con el caballo y sentir qué le está pasando y qué cuestiones corporales necesitan ser abordadas.
La frecuencia con la que un caballo necesita trabajo corporal reside en su carga de trabajo, estado de salud, edad, y otros factores de su estilo de vida. Una regla general es una vez al mes para un caballo en cualquier forma de trabajo. Un caballo retirado o uno montado ligeramente requerirá trabajo corporal cada 2-3 meses. Caballos que hagan trabajo duro, por lo general salen beneficiados con sesiones dos veces al mes. Sin embargo, la clave está en ser constante. Con tal de obtener mejores resultados, las sesiones deberían espaciarse teniendo en cuenta que cuando el terapeuta vuelva a ver al caballo en un lapso de tiempo en el que tenga la posibilidad de construir sobre lo que se logró en la sesión anterior. Si los tratamientos se espacian demasiado tiempo, suele encontrarse empezando de cero.
Las capas de tensión en el cuerpo son muy parecidas a las de una cebolla…..tienes que pelar las capas una vez.
Así que para obtener el beneficio completo del trabajo corporal hay que tratar de reprogramar para lograr una progresión hacia delante.

Por qué escoger el método masterson?

Un masajista profesional equino entiende el principio de la no-resistencia y la importancia del tacto y la respuesta.
Volviendo a lo básico, los caballos son animales de presa, su supervivencia en la naturaleza depende de su habilidad para huir del peligro.
Cuando no tiene esta opción, como sucede normalmente cuando están con humanos, la segunda respuesta de supervivencia de los caballos es “tirar”, “empujar”, “protegerse” contra la intrusión, la molestia o el dolor. Esta es la respuesta de supervivencia que un masajista del método masterson está capacitado para sentir. Mediante la aplicación de técnicas a niveles de presión que no activan la respuesta de supervivencia ni externa ni internamente y sabiendo cuándo esto está sucediendo, el terapeuta puede pasar por alto la respuesta y acceder a esa parte del sistema nervioso y del tejido conectivo para obtener resultados efectivos. El conocimiento del tacto y de su respuesta tiene la misma importancia.
El tacto y la respuesta son sencillos, como poner un estímulo y ver el comportamiento. Cuando se aplica el estímulo adecuado, la respuesta será el comportamiento adecuado, en este caso, la liberación de tensiones en el cuerpo del caballo, ya sea en un músculo, como en un tendón, fascia, tejido conectivo.
El método masterson asegura a todos sus practicantes aprender a leer a los caballos visualmente, con respuestas palpables a los diferentes niveles de contacto e intención, para liberar el potencial para un mayor rendimiento, salud y bienestar.

Más información puede ser encontrada en www.mastersonmethod.com , además de la lista de los profesionales mundiales